Haz CLIC AQUÍ para leer extractos de las Profecías relacionadas a la lectura de la Parasha

Lectura para 26 de octubre del 2018

Shabbat Shalom

Bienvenido a Vayera / Y EL Apareció, la porción Parasha / Torá de esta semana.

VAYERA / Y EL Apareció

Génesis 18:1 – 22:24

2 Reyes 4:1-37

Lucas 1:26-38, 24:36-53

Y se le apareció YAHUVEH en el valle de Mamre, estando él sentado a la puerta de su tienda en el calor del día.

Génesis 18:1

La semana pasada, en Parashá Lej lejah (¡Vete!), ELOHIM mandó a Abraham que dejara su tierra natal y se fuera a la tierra que ÉL prometió.

Parashá Vayera comienza con ELOHIM apareciendo a Abraham mientras se sentaba a la puerta de su tienda en el calor del día.

Los ancianos judíos creen que esta visita de ELOHIM ocurrió mientras Abraham convalecía después de su circuncisión a los 99 años de edad.

Abraham se deleitaba en ofrecer hospitalidad a estos extraños. ¡Aunque no sabía quiénes eran, les dio lo mejor!

La Palabra de DIOS promete que a medida que damos, así será dado a nosotros en buena medida.

Cuando bendecimos a otros, plantamos semillas de bendición que volverán a nuestras propias vidas.

El alma generosa será prosperada, y el que riega será también regado.

Proverbios 11:25

La hospitalidad parece ser un arte perdido en algunas culturas, especialmente en el occidente.

Donde el ritmo de la vida no se presta fácilmente a hacer tiempo para todo lo que está involucrado en el cuidado de las personas en nuestros hogares.

En Israel, la gente puede visitar en cualquier momento, y usted necesita estar preparado para ofrecerles hospitalidad. Es una expectativa cultural en esta sociedad.

Incluso el Brit Jadasháh/Nuevo Testamento nos alienta a mostrar hospitalidad a extraños: “sean hospitalarios unos con otros sin quejas”. (1 Pedro 4:9)

¡Podríamos Incluso Entretener a Ángeles Sin Saberlo!

El libro de Hebreos nos exhorta a “permanezca (continúe) el amor fraternal.  No se olviden de mostrar hospitalidad, porque por ella algunos, sin saberlo, hospedaron ángeles. (Hebreos 13:1 – 2)

Y, de hecho, los tres hombres que Abraham hospedó eran mensajeros.

Aunque la palabra usada en hebreo es anashim (hombres), es claro desde el contexto que dos son Ángeles y uno es el SEÑOR.

Mo’adim – Los Tiempos y Promesas de YAHUVEH Cumplidos

¿Hay algo demasiado difícil para YAHUVEH? Volveré a ti al tiempo señalado, por este tiempo el año próximo, y Sara tendrá un hijo. (Génesis 18:14)

Después de compartir una comida junto con Abraham, el ángel hizo una promesa sorprendente para él y para Sarah: el año próximo, en el tiempo designado (mo’ed), tendrían un hijo.

La palabra mo’ed (o mo’adim en la forma plural) se utiliza para describir los tiempos designados del Festival y de la conmemoración en Levítico 23.  En inglés, estos tiempos se traducen libremente como fiestas de YAHUVEH, pero esto es una traducción pobre, puesto que una de ellas es realmente un ayuno.

Los mo’adim son tiempos especiales que YAHUVEH ha elegido o designado con un propósito específico.  En este caso, ese propósito es el cumplimiento de la promesa de YAHUVEH de dar a Abraham y a Sarah un hijo.

La reacción inicial de Sarah a esta promesa fue reírse porque ella estaba mucho más allá de la edad fértil.

A esto DIOS respondió: “¿es algo demasiado difícil para ELOHIM?”

(Génesis 18:14)

Puede haber promesas que hemos recibido de YAHUVEH que quizás parezcan imposibles; sin embargo, debemos ser alentados por las palabras de YAHUSHUA que nos recordó: “todo es posible para el que cree”. (Marcos 9:23)

En el Brit Jadasháh (Nuevo Testamento), vemos otro mo’ed o tiempo importante establecido.

Un ángel llegó a una joven, judía llamada Miryam (María) para decirle que ella concebiría sin haber conocido a un hombre íntimamente, por el poder de la RUACH HA KODESH.

Además, su hijo sería llamado YAHUSHUA /Salvación, y reinaría eternamente sobre la casa de Jacob/Israel del trono de su padre David.

Aunque esto puede parecer fuera del Reino de la posibilidad, el ángel le dijo a Miryam que “nada será imposible con ELOHIM“.  (Lucas 1:37)

El mismo Dios que separó del mar rojo puede verdaderamente hacer un camino donde no hay, si sólo creeremos.  Pero debe suceder a su manera y a su tiempo, no a nuestra manera ni en nuestro horario.  Nuestro trabajo es esperar en esperanza, fe y expectativa hasta que llegue el tiempo establecido (mo’ed).

Y también podemos esperar otro tiempo establecido (mo’ed) cuando YAHUVEH — que permitió que una ceguera temporal viniera sobre su pueblo judío para que la plenitud de los gentiles pueda entrar — quitará esa ceguera.  Entonces todo Israel será salvado.

¡Cuánto anhelamos ese día!

Más adelante en esta porción de la Torá, leemos que Sarah da a luz a un hijo con Abraham como el padre que ahora tiene 100 años de edad en el tiempo establecido (mo’ed) del cual YAHUVEH había hablado (Génesis 21:1 – 3).

Abraham lo nombró Isaac, lo que significa risa, porque Sarah dijo: “ELOHIM me ha hecho reír y cualquiera que lo oiga, se reirá conmigo… ¿Quién le habría dicho a Abraham que Sarah amamantaría a los niños? Sin embargo, yo le he dado un hijo en su vejez.  (Génesis 21:6 – 7)

No anulemos las promesas de YAHUVEH en nuestras propias vidas a través de la incredulidad, sino que estemos plenamente convencidos de que YAHUVEH traerá adelante sus promesas, incluso aquellas que parecen no sólo poco probables sino absurdas, en su tiempo señalado.

“Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de YAHUVEH, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a YAHUVEH, plenamente convencido que todo lo que Él había prometido, era también poderoso para hacerlo; ” (Romanos 4:20 – 21)

¡Shabbat Shalom de AMIGHTYWIND!

Print Friendly