Lectura para 5 de enero de 2018

 

¡Shabbat Shalom!

 

Bienvenido a Shemot / Nombres, Parasha de esta semana (porción de la Torah).

 

Shemot / Nombres

Éxodo 1:1–6:1; 

Isaías 27:6–28:13, 29:22–23; 

Jeremías 1:1–2:3; 

Romanos 12:1–21

 

“Estos son los nombres [ve’eleh shemot] de los hijos de Israel que fueron a Egipto con Jacob, cada uno con su familia” (Éxodo 1:1)

 

En la porción de la Torá de la semana pasada -Parasha, el primero de los cinco libros de Moisés, Génesis –Bereisheet-En el principio, terminó con las muertes de Jacob y José.

 

Esta semana, comenzamos el segundo libro de la Torá, Éxodo, llamado Shemot en hebreo, que significa nombres.

 

Esta Parashá describe el sufrimiento de los israelitas bajo la esclavitud de los egipcios, el nacimiento de Moisés y su salvación milagrosa desde el río Nilo. También describe su llamado a liberar a Israel y su encuentro con Faraón.

 

Como Moisés, Como YAHUSHUA 

“Los descendientes de Jacob contaron setenta en total; José ya estaba en Egipto “(Éxodo 1: 5)

 

Aunque solo 70 descendientes de Jacob, a quien Dios cambió el nombre a Israel, entraron en la Tierra de Egipto por invitación de José, pronto se multiplicaron en un pueblo tan grande y poderoso que el nuevo faraón, que no conocía a José, se sintió amenazado por ellos. Temía que los israelitas se unieran a los enemigos de Egipto en batallas contra ellos.

 

“Los israelitas fueron sumamente fructíferos; se multiplicaron grandemente, aumentaron en número y se hicieron tan numerosos que la tierra se llenó de ellos “(Éxodo 1:7). 

 

Para contrarrestar la fuerza creciente de los israelitas, los egipcios los obligaron a un trabajo duro, construyendo ciudades de tiendas para Faraón y trabajando en los campos.

 

Cuando continuaron multiplicándose, Faraón ordenó a las parteras hebreas matar a todos los varones recién nacidos. Pero al menos dos, Shifrah y Puah, no cumplieron. ELOHIM, por lo tanto, sobrenaturalmente protegió sus vidas, bendiciéndolas con familias y multiplicando a los israelitas aún más (Éxodo 1: 16-21).

 

Entonces Faraón se volvió hacia los egipcios y les ordenó arrojar a todos los hebreos recién nacidos al río Nilo (Éxodo 1:22). 

 

 Los padres Levitas de Moisés tenían tanta fe que, para salvar a su hijo, desafiaron la orden del faraón y lo escondieron durante los primeros meses de su vida.

 

Pero los bebés crecen y, eventualmente, él ya no podía estar oculto, entonces lo pusieron en una canasta y lo dejaron a flote en el Nilo entre los juncos.

 

Incluso en esta circunstancia desesperada, la mano protectora de ELOHIM estaba en este niño del destino. La hija del Faraón vio el cesto. Cuando vio al bebé hebreo dentro, se apiadó de él y lo tomó como propio.

 

En lugar de ahogarse en el Nilo o morir a manos de los egipcios como los otros niños recién nacidos, Moisés fue criado en el palacio de Faraón como un príncipe de Egipto. 

 

Este dramático relato del niño Moisés se asemeja a la vida del niño YAHUSHUA, que fue condenado a muerte por orden del rey Herodes, entre todos los otros niños varones Judíos en Belén.

 

“Cuando Herodes vio que había sido engañado por los magos, se enfureció mucho, y envió y mató a todos los niños varones que estaban en Belén y toda su vecindad, de dos años para abajo, de acuerdo con el tiempo que había determinado de los magos “(Mateo 2:16)

 

Así como Moisés fue salvado por su madre, así también YAHUSHUA fue salvado por la obediencia y la fe de su padre terrenal, José, quien fue advertido en un sueño de huir a Egipto.

 

“Ahora que se habían ido, he aquí, un ángel de ELOHIM se le apareció a José en un sueño y le dijo: ‘¡Levántate! Toma al niño y a su madre y huye a Egipto, y quédate allí hasta que yo te diga; porque Herodes buscará al Niño para destruirlo. “Entonces José se levantó y tomó al Niño y a Su madre cuando aún era de noche, y se fue a Egipto.” (Mateo 2: 13-14)

 

¡Qué ironía que el mismo lugar de peligro y muerte para los bebés hebreos en los días de Moisés se convirtiera en un lugar de refugio para YAHUSHUA cuando solo era un bebé!

 

El Príncipe Egipcio Moisés se Convierte en Pastor

Debido a que la hija de Faraón sacó al bebé del Nilo, ella lo llamó Moshe (מֹשֶׁה) de la palabra moshech, es decir, tirar o sacar. 

 

Moisés creció en el palacio real egipcio, pero parece que las cargas de sus compañeros israelitas lo turbaron. Un día, vio a un esclavo egipcio golpeando a un hebreo. Incluso cuando era joven, Moisés sintió el llamado de liberar a su pueblo, pero se adelantó al tiempo de YAH.

 

En el proceso de defensa de este esclavo israelita, Moisés mató al Egipcio y huyó a Madián para escapar del decreto de muerte de Faraón sobre él. (Éxodo 2:15)

 

De nuevo en Madián, Moisés expresó su llamado como libertador al salvar a las hijas del sacerdote de Madián que habían venido al pozo donde él estaba sentado. Querían sacar agua para su rebaño, pero los pastores trataron de ahuyentarlas. Moisés intervino y les dio de beber a sus rebaños. El sacerdote de Madián dio la bienvenida a Moisés para vivir con él e incluso le dio a Moisés su hija, Séfora, como esposa.

 

Moisés pasó los siguientes 40 años pastoreando ovejas en la tierra de Madián, un período de tiempo que YAH usó para prepararlo para pastorear a su pueblo Israel de Egipto.

 

Solo cuando los hijos de Israel clamaron a ELOHIM, llegó el momento de que ELOHIM hiciera su movimiento: “Y YAH oyó sus gemidos, y YAH se acordó de su pacto con Abraham, con Isaac y con Jacob” (Éxodo 2:24).

 

El Ángel de ELOHIM se le apareció a Moisés desde la llama de un arbusto que ardía pero que no se consumía.

 

Desde el medio de esta zarza ardiente al pie del Monte Sinaí, YAH le dijo a Moisés que había escuchado los gritos de SU Pueblo y estaba enviando a Moisés de regreso a Faraón en SU Nombre y en SU poder.

 

En este punto, este príncipe de Egipto había sido tan humilde por su larga experiencia en el desierto que parecía carecer de confianza cuando se trataba de su papel como líder de una nación.

 

Primero, Moisés pidió el nombre del que lo envió.

 

YAH respondió con SU Nombre, Ehyeh Asher Ehyeh- אֶהְיֶה אֲשֶׁר אֶהְיֶה. Ampliamente traducido como Yo soy el que soy, la forma gramatical hebrea está en realidad en el tiempo futuro. Por lo tanto, el nombre de YAH se traduce con más precisión como Seré lo que seré.

 

El mensaje para Moisés es que YAH puede cuidar los detalles del futuro. ÉL será para nosotros quien sea, y lo que ÉL elija ser: padre, amigo, consolador, consejero o incluso disciplinario. Podemos confiar en la sabiduría infinita de YAH para ser lo que necesitamos en nuestras vidas en cada momento en el tiempo.

 

Incluso con esta seguridad, Moisés todavía se siente descalificado para la tarea, especialmente porque es lento en el habla. Él le ruega a YAH que envíe a otra persona; por lo tanto, permitió que Aarón, el hermano de Moisés, lo acompañara y actuara como portavoz de Moisés.

 

Sin embargo, es a Moisés a quien YAH primero reveló SU NOMBRE personal en la Escritura. 

 

Moisés se aferró a la confianza depositada en él y le entregó un mandato al Faraón con toda la autoridad del YO SOY: “Así dice el SEÑOR: Israel es mi hijo primogénito, y yo te digo: deja ir a mi hijo para que él pueda servirme”’” (Éxodo 4: 22-23)

 

Como Israel, Como Nosotros

Hay mucho que podemos tomar de esta historia de la progresión de Moisés al convertirse en un líder.

 

Él no estaba listo para el liderazgo de la noche a la mañana. Del mismo modo, podemos entender que tenemos un llamado en nuestras vidas, y esto puede volverse evidente una y otra vez. Aún así, debemos esperar ese momento cuando el SEÑOR elija liberarnos en la plenitud de nuestro destino.

 

Además, también podríamos sentirnos incapaces de lograr algo para YAH, habiendo perdido mucha de nuestra autoconfianza a través de las pruebas y tribulaciones de la vida. 

 

Cualquiera que sea nuestra experiencia, sigue siendo cierto que someternos a la presencia de DIOS y seguir su dirección es todo lo que necesitamos para cumplir el destino que nos ha asignado.

 

También podemos aprender del sufrimiento de los israelitas. A pesar de la tiranía que les impusieron los Egipcios, el pueblo de Israel aún crecía en número.

 

Las circunstancias opresivas no pueden evitar que YAH lleve a cabo SUS propósitos y cumpla Sus promesas.

 

Podríamos sufrir bajo algún tipo de esclavitud o dolor durante lo que parece ser un tiempo muy largo, pero podemos estar seguros de que YAH escucha nuestros gritos.

 

ÉL recuerda el pacto que tenemos con ÉL a través de nuestro Mesías YAHUSHUA, que proporciona una salida a nuestra esclavitud espiritual y a nuestra herencia, si tan solo lo aceptamos.

 

A pesar de que YAH es fiel a SUS promesas, todavía debemos seguir clamando a ÉL por liberación y esperar con fe y esperanzas de actuar en nuestro favor en nuestras aflicciones espirituales y terrenales.

 

ELOHIM no es sordo, ni distante de nuestro sufrimiento. SU brazo no es demasiado corto para salvar: “Los justos claman, y YAHUVEH los oye; ÉL los libra de todos sus problemas “(Salmo 34:17)

 

Deja ir a MI Gente

Aunque Moisés entró en Egipto y entregó el mensaje de YAH a Faraón, nada cambió inmediatamente. Faraón se negó a dejar ir a los hebreos. Puede que Moisés sintiera que había fallado a ELOHIM, pero YAH tiene un plan mayor incluso para nuestros fracasos, y terminan glorificando SU NOMBRE.

 

A través de plagas y juicios, llamados makot en hebreo, que también pueden significar golpizas, YAH demostró su posición como el único y verdadero DIOS de Abraham, Isaac y Jacob, y que los dioses de los egipcios no tenían poder sobre él.

 

A través de estos juicios, también vemos que cualquier cosa que una nación o incluso un individuo le haga a Israel, para bien o para mal, ELOHIM se los devolverá: Porque el día de YAHUVEH sobre todas las naciones está cerca; como lo has hecho, se te hará; su represalia volverá sobre su propia cabeza “(Abdías 1:15; ver también Génesis 12:3)

 

Parasha Shemot no termina con una poderosa liberación sino, más bien, con la situación cada vez peor, si eso fuera posible. Faraón hizo el trabajo de los israelitas más difícil al exigir que encuentren su propia paja, manteniendo también la misma cuota de producción (Éxodo 5:18).

 

En su amargura, el pueblo hebreo se volvió contra Moisés y Aarón. Moisés respondió dirigiéndose a ELOHIM. Con absoluta honestidad, Moisés preguntó por qué no había entregado a su pueblo como lo prometió. “ELOHIM, ¿por qué has traído problemas a esta gente? ¿Por qué me has enviado? Porque desde que vine a Faraón para hablar en Tu nombre, él ha hecho mal a este pueblo; ni has librado a tu pueblo en absoluto “(Éxodo 5: 22-23)

 

También podríamos sentirnos así cuando parece que estamos haciendo lo que DIOS nos ha pedido que hagamos, y las cosas empeoran, no mejoran.

 

¿Cómo respondió YAH a Moisés?

 

Entonces YAHUVEH dijo a Moisés: ‘Ahora verás lo que haré con Faraón. Porque con mano fuerte los dejará ir, y con mano fuerte los echará de su tierra” (Éxodo 6: 1)

 

A veces, cuando YAH se prepara para hacer algo grandioso y poderoso en nuestras vidas, la situación puede empeorar por un tiempo. A medida que avanzamos hacia nuestro destino, Faraón representa a aquellos que nos oprimen, incluso satanás, el enemigo espiritual de nuestras almas, que resiste nuestra libertad con todas sus fuerzas.

 

En tales circunstancias, no debemos renunciar a nuestra fe, porque a su debido tiempo veremos que la mano poderosa y brazo extendido de YAH, nos liberan a Su manera y tiempo perfecto.

 

Regocijaos en la esperanza, sed pacientes en la tribulación, sed constantes en la oración” (Romanos 12:12) 

 

En estos últimos días, cuando Israel está acosado con aquellos que desean destruirla, puede parecerles que la paz y la liberación se pierden.

 

De esta manera todo Israel será salvo. Como está escrito: ‘El libertador vendrá de Sión, él apartará de Jacob la impiedad’” (Romanos 11:26).

 

Oíd la palabra de YAHUVEH, naciones, proclamadla en las costas distantes: ‘El que esparció a Israel los reunirá y cuidará de su rebaño como un pastor‘” (Jeremías 31:10).

 

Shabbat Shalom de ¡AMIGHTYWIND!

¡VIENTO TODOPODERSO!

HAZ CLIC AQUÍ para leer extractos de las Profecías relacionados a la lectura de la Parasha

Print Friendly